1939 Next

COMO TODO COMENZÓ

Casal Garcia nació en 1939, un año en el que la vendimia fue particularmente buena. Cuando regresaba en tren de las vendimias del Duero portugués, el etnólogo francés Eugène Hélisse decidió interrumpir su viaje a Oporto, tras pasar por las viñas de la Quinta da Aveleda, en Penafiel. Vestido de blanco y con un sombrero de paja para escapar del calor del final del verano, inició una caminata hasta la bodega de la propiedad. Entró, se presentó e insistió en hablar con uno de los propietarios: Roberto Guedes. Lo que avistara minutos antes desde la ventana del tren fue verdaderamente especial: las viñas estaban primorosamente tratadas y las parcelas delimitadas de acuerdo con la casta utilizada, todo al estilo francés. Esta costumbre no era habitual en la región denominada de los Vinos Verdes. Tras una larga conversación con Roberto Guedes, éste decidió contratar los servicios del etnólogo francés, que le prometiera mejoras significativas en el método de vinificación. Los resultados fueron evidentes al final de vendimia, cuando Eugène Hélisse retiró una muestra de una pipa de madera y la colocó en una vieja botella de vidrio. El vino tenía un color hermoso y transparente, así como una frescura tan evidente que emocionó a los presentes. Así, para realzar el aspecto del vino, pasó un pañuelo de encaje por la botella, de modo a limpiar el polvo de la botella. ¡Y el encaje no salió de allí nunca más!

El nombre apareció por sí mismo, ya que aquel vino provenía de una de las viñas de Aveleda: la de Casal Garcia.